Call me by your name, una bellísima película que terminé odiando

Me imagino que muchos NO estarán de acuerdo conmigo.

No la vean con amigos o familiares con mentalidad conservadora.

Belleza y un muy mal sabor de boca

Call me by your name merece totalmente todo el reconocimiento que ha recibido. Timothée Chalamet da unas clases de actuación de primera calidad. Le creí todo: la adolescencia, la desesperación, el deseo y la perversión. 

Cada elemento de la película es bello. Los actores son bellos, la edición de color y de sonido, la fotografía, el ritmo del montaje… TODO, TODO ES BELLO. Todo, todo menos la fruta. Esa fruta que no me quedó claro qué era, chabacano, durazno… ¿¡sandía!? (No, ya en serio, ¿qué demonios es el albaricoque?

apricotSPOILERS

En un arrebatado lapso de perversión, sumada de adolescencia y de fruta, Elio ve en un albaricoque el trasero de su amante (¿o su propio trasero?) y decide masturbarse con él; para luego dejarlo sobre el mueble junto al colchón; donde posteriormente la encontrará Oliver, degustará su líquido contenido y casi la morderá (gracias a Dios que Elio lo detuvo en el último segundo).

Toda la belleza de la película quedó opacada en esta escena. ¿Tenía el director que cumplirse este camprichito a la Two girls, one cup? Y si era muy necesario, ¿no podía sólo sugerirlo? El espectador es inteligente. El espectador tiene imaginación. El espectador no necesita ver la fruta goteando con semen… y si lo necesita, quizá no debería ir a un cine familiar. 

Ya sé que el cine no siempre nos dará lo que necesitemos, pero debieron saber dónde está la raya entre el erotismo y lo grotesco. La película pasó de ser bella a ser… otra cosa. Como una escena de otra película.

Mi madurez –o inmadurez– sexual no me permite superar la escena del albaricoque que escurre. Quizá influyó que yo estaba sentada junto a mi padre, de un lado, y junto a mi hermano, del otro lado. Todo esto terminó por arruinarme la película.

-Es que esa fruta era un simbolismo, quiza-, me dice una amiga,- Recuerda que la fruta representa lo prohibido.

Pues no se veía como que nadie le estuviera prohibiendo nada a Elio.

-Algunos hombres son así–, me dijo un hombre,– más pervertidos y entonces experimentan en la adolescencia con todo tipo de cosas.

Call me Peach
Call me “apricot”… or just “peach”

Para mí el simbolismo, la significación y la representación de un adolescente patético no fue suficiente para quitarme el mal sabor de boca (see what I did there?). Luego de esa escena, rogaba porque la película terminara y sufría cada vez que había otra escena de cama.

¡¿Qué fue todo esto de la fruta?!

Me cuentan que esta escena en el libro es aún más gráfica, PERO ESTO ES UNA PELÍCULA que traía una narrativa e historia súper bella y luego te traiciona.

¿Por qué? ¿Gay service, yaoi, un capricho del director? Yo que sé.

Yo sólo sé que si alguna vez vuelvo a ver esta película, espero que sea en Netflix, donde pueda adelantar o saltar escenas, como niña chiquita. 

Si a ustedes la fruta que escurre no les molestó tanto como a mí, ¡díganme… para que piense menos de ustedes!

O bueno, para ver si me meto yo a una terapia de sexología. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: